martes, 11 de julio de 2017

Love Lesson capítulo 5




Love Lesson

Capítulo 5: La declaración

                Estaba por demás conmocionado, ¿acaso esto de verdad estaba pasando o era simplemente mi imaginación? Sí, eso debía ser, un sueño, es imposible que esto esté ocurriendo, abrí y cerré mis ojos una y otra vez esperando despertar, pero no lo lograba. Su tacto en mi mejilla era muy real, además de que esos suaves labios también se sentían muy reales, aunque fuera un sueño no tenía intenciones de acabarlo aún, se sentía demasiado bien como para hacerlo, así que simplemente me dedique a corresponderlo.

                Finalmente luego de unos veinte segundos él se fue apartando lentamente de mi quedando con su rostro a pocos centímetros del mío, su mano aun acariciaba mi mejilla y sus ojos estaban posados en los míos.

-¿Esto… es un sueño verdad?

-¿Un sueño?- sonrió divertido, hasta su sonrisa era por demás hermosa –no, esto es muy real.

-¿A si?- dije algo atontado aun, me le quede viendo un poco más, me encantaba admirar tan de cerca ese bello rostro que tenía frente a mí.

                Cuando finalmente entre en razón me aparte un poco de él ahora más confundido que nunca.

-¿Que… fue eso?- pregunte de una manera por demás tonta.

-¿Que no es obvio?- dijo riendo levemente –eso fue un beso, ¿Qué más podría ser?

-Pero… ¿Por qué me besaste?- aún tenía una cara de tonto ya que aún no reaccionaba bien.

-¿Por qué?- dijo sonriendo –simplemente porque me gustas- dijo simplemente esta vez poniéndose levemente serio.

-¿Te gusto?- ahora sí que mi asombro era demasiado grande - ¿pero porque yo te abría de gustar?

-¿Cómo que porque?- pregunto confundido.

-Pues… no me puedo imaginar ser para nada tu tipo, soy un nerd invisible sin ningún atractivo, y tu una estrella brillante que todos adoran.

-¿A si?- dijo riendo divertido, dios esa sonrisa suya lo hacía ver aún más sexy de lo que ya era.

-Si… además por si no te diste cuenta soy un hombre.

-¿Y qué? A ti también te gustan los hombres, ¿o no?

-Si pero yo siempre me vi como un bicho raro desviado… no creo que alguien como tu pueda serlo también.

-¿Bicho raro desviado?- rio nuevamente, al parecer le divertía cada cosa que yo decía- yo no te veo como ningún bicho raro desviado, además si tú me gustas pues entonces ambos seremos bichos raros desviados.

- Todo esto es una broma verdad- aun no me lo podía creer.

-¿En verdad crees que bromeo?-

El volvió a acercarse, esta vez coloco su mano en mi nuca acercándome a él volviendo a besarme, esta vez el beso fue más intenso e incluso introdujo su lengua en mi boca, me quede tan atontado que no supe que hacer, simplemente le correspondí. Finalmente me soltó y sin quitar su mano me miro de cerca.

-¿Aun crees que esto es una broma? – pregunto viéndome muy serio, era evidente que hablaba enserio.

-¿Pero porque yo? Es decir, tienes a todo el colegio… que digo todo el país detrás de ti, puedes elegir a la chica que quieras, alguien hermosa, agradable… o como tu prefieras…

-Ya eh elegido- me miro muy serio- eres tu quien me gusta.

-¿Por qué yo?- pregunte bajando la mirada.

-Nao- tomo mi mentón y me hiso mirarle- ¿acaso no eres consciente de tu belleza y atractivo?

-Yo no tengo ninguna belleza ni atractivo.

-Claro que si- sonrió- eres lindo, amable, ayudas a los demás, incluso quisiste protegerme a pesar de que te harían daño, no quisiste que ellos tuvieran problemas a pesar de todo, no te das cuenta pero no muchos harían eso además…

-¿Además?- trague saliva.

-No lo sé, simplemente me atraes- me miro serio- ¿y yo te gusto a ti? Quiero la verdad.

-¿Q… que?- no sabía que decir, mi rostro se volvió completamente rojo –yo… me gustas Sakaki… en verdad me gustas- dije lagrimeando y cerrando mis ojos fuertemente, si era una broma por parte de él bueno, eh caído completo, ya no importaba.

-Ves no era tan difícil decirlo- él se acerca pero esa vez besa mi frente, luego me mira unos segundos como sondeando mi semblante -¿quieres salir conmigo?

-¿S… salir contigo? – me le quede viendo- ¿salir a dónde?

-¿Que nunca te lo han dicho?- rio divertido- ¿quiere decir que si quieres ser mi novio?

- Ahhh eso…- me quedo helado-¿n… novio?

-Así es, ¿quieres que seamos novios Nao?- dijo serio para luego sonreír encantadoramente –tranquilo, si te aburres de mi puedes dejarme cuando quieras.

                Me quede helado viéndole, esto en verdad tenía que ser un sueño, Hayato Sakaki la súper estrella  que es súper guapo y encantador, el sueño de todas las chicas del país se me había declarado y quería que fuera su novio. Me observaba, era evidente que esperaba ansioso una respuesta, debía decir algo, así que luego de meditar conteste.

-De acuerdo, pero con una condición- dije tragando saliva nervioso.

-¿Una condición?- pregunto el frunciendo el ceño.

-Si… quiero que esto sea un secreto- dije viéndolo serio.

-¿Un secreto? – sonrió divertido -¿te avergüenzas de mí?

-No para nada- dije negando con la cabeza –es solo que… sabes que yo me siento mejor estando fuera del radar, si se sabe que salgo contigo todos me notaran y toda esa atención no me gusta… me sentiría muy incómodo con todos mirándome… y odiándome… cosa que pasara si las chicas se enteran de que estoy contigo…

-Mmm- se quedó pensativo y serio un momento para luego sonreír- de acuerdo, será un secreto.      

                Luego de eso volvió a acercarse y comenzó a besarme, su mano se paseaba por mi nuca y luego por mi cuello, dios, era un excelente besador, aunque eso ya lo suponía, debía de estar en un verdadero sueño, ahora estaba saliendo, aunque en secreto, con Hayato Sakaki.

-Tengo una sola petición- dijo Sakaki alejándose un poco luego de cortar el beso- quiero que desde ahora me llames Hayato, es raro que mi novio me llame por mi apellido.

-Haya… Hayato- dije con dificultad a lo que el sonrió contento y me abrazo.

                Luego de ello yo debía volver a casa para hacer tarea, él lo entendió perfectamente, después de todo sabía que era un nerd estudioso y no por tener ahora novio dejaría de lado mis estudios. Estaciono en la puerta de mi casa, era una casa humilde de un solo piso en un barrio común y corriente. Luego de estacionar se acercó a mí y me dio un beso de despedida.

-Nos vemos mañana Nao-chan- sonrió.

-Hasta mañana Hayato- le volví a besar y salí para dirigirme a mi casa despidiéndome con la mano de él. Era increíble, ahora yo salía con el gran Hayato Sakaki, ni yo mismo lo podía creer.

                Al día siguiente me levante pensando en que de seguro todo fue un sueño, aun así me sentía en las nubes, incluso no me importo que mi hermana, como era su costumbre, me estuviera molestando. Pero cuando salí de casa estaba allí estacionado el auto de Hayato y el sentado en el esperándome, era increíble. Me acerque lentamente, no me creía que me haya venido a buscar.

-Hola amor- dijo el sonriendo yendo hasta mí y besando mis labios, en efecto lo de ayer no fue un sueño.

-Hola Hayato… al parecer lo de ayer no fue un sueño- el rio divertido.

-Fue bien real- me abrió la puerta, entre y nos marchamos.

                En el camino también recogió a Ryo y Shuta, Hinata al parecer iba en su propia conducción, una gran e increíble motocicleta. Por petición mía estaciono a una cuadra del colegio, que me vieran llegar en ese auto rodeado de los Love Lesson es algo que no podría afrontar.

                Los días a partir de entonces transcurrieron normales, estando en público actuábamos normalmente como simples amigos, pero cuando estábamos a solas el no perdía el tiempo en acercárseme para besarme, era tan genial.

                Finalmente un día que yo no trabajaba y que ellos no tenían ensayo con la banda Hayato me invito a ir a la casa de Ryo a jugar videojuegos.

-No creí que las estrellas jugaran videojuegos.

-¿Por qué no?- dijo Hayato riendo – es divertido.

                Llegamos a la zona en la que vivía Ryo, era una casa más grande que la mía, pero normal, pero entonces antes de entrar notamos que estaban desempacando muebles, al parecer alguien se estaba mudando a la casa de al lado.

-¿Tienes nuevos vecinos Ryo?- pregunto Hayato a su amigo.

-Al parecer si… aunque esa casa…- dijo el confundido mirando.

                Entonces mire a Ryo, su rostro se veía extraño, mire y note que miraba a un hombre que estaba allí fumando un cigarrillo, al parecer ese era el vecino que se mudaba, pero por la expresión de Ryo se notaba que le conocía.

-Yasu…- dijo el simplemente.

-¿Yasu? – Pregunte yo -¿Quién es Yasu?

                Por la cara que tenían Ryo y Hayato supuse que ese hombre era muy conocido por ellos, en especial por Ryo, me preguntaba quién era ese tal Yasu…

Continuara…




Say Londey: Bueno aquí concluye el capítulo 5 de Love Lesson dejando por adelantado al nuevo personaje Yasu, espero les haya gustado, sin más que decir nos vemos en el siguiente capitulo ^^

lunes, 10 de julio de 2017

Love Lesson capítulo 4


Love Lesson
Say Londey: hola a todos los amantes del yaoi, aquí traigo el capitulo 4 de Love Lesson recién salido del horno, como siempre me alegra compartir mis historias yaoi con todos, sin más disfruten ^^
Capítulo 4: El peligro que provoca el amar

Estar en este espacio reducido por tanto tiempo no es para nada agradable, ya no se escucha la música ni el bullicio de la gente, supuse que todos ya se iban a sus casas, aunque grite y golpee la puerta nadie viene, es evidente que nadie me escucha, dios, ¿será verdad que debo pasara todo el fin de semana aquí? El solo pensar en eso me deja aterrorizado, creo que luego de esto tendré claustrofobia de por vida, este espacio reducido y cerrado es horrible, además mi familia se preocupara mucho por mí.

Ya me había rendido, ya no pedía ayuda, simplemente debía aceptar esto, entonces escuche unas voces, increíble, esas voces me llamaban por mi nombre, comencé a golpear la puerta y pedir ayuda, y de pronto vi como la puerta frente a mí se abrió, la luz me aturdió un poco pero al enfocar bien note que se trataba de Ryo, uno de los Love Lesson, este me sonrió amablemente y tomo mi mano para sacarme de allí.

-Vaya vaya, al parecer Hayato tenía razón.

-¿Q… que?

-Lo encontré, está en el armario de escobas del segundo piso- dijo Ryo a alguien con quien hablaba por celular.

                En un instante escuche varios pasos que se acercaban corriendo, mire a un lado y allí venia Hayato, Shuta y Hinata corriendo, el rostro de Hayato se le notaba lleno de preocupación.

-Nao-chan, que bueno, me alegro de que estés bien- dijo saltando sobre mí y abrazándome, de la conmoción de ese acto no pude pronunciar palabra alguna.

-¿Qué hacen aquí? Creí que ya se habían ido a sus casas- dije cuando finalmente pude hablar.

-Íbamos a hacerlo, pero Hayato presintió que algo andaba mal –dijo calmadamente Ryo- y al parecer estaba en lo cierto.

-Vi que tus cosas aún estaban en el salón pero no había rastro de ti, supuse que debías estar por aquí- dijo Hayato soltándome.

                Mire a los demás, Shuta me sonreía alegremente, al parecer también se alegraba de verme, aunque la expresión seria de Hinata no cambio en lo más mínimo, él es así de cualquier forma, aunque lo que más me impresiono fue el rostro preocupado de Hayato.

-Gracias…- no pude contenerme más y comencé a llorar – cuando me encerraron creí que debía estar aquí por un buen tiempo, en verdad me alegro de que vinieran a buscarme.

-Tranquilo- dijo Hayato volviendo a abrazarme, esta vez de una forma más tierna sobando mi cabeza.

-Como sea Izumi-kun, ¿Quién te hiso esto?- pregunto Ryo muy serio.

                Permanecí serio, si les decía y ellos les decían a los profesores esos chicos estarían en problemas y se enojarían aún más conmigo y se desquitarían con más fuerza aun, era mejor dejar pasar esto.

-No… no recuerdo quien fue… no vi sus caras…

-Así que fue más de uno- dijo Ryo pensando – debes decirnos lo que recuerdes, esta broma es demasiado pesada, hay que decirle a un profesor.

-¡No!- dije con fuerza, no quería más problemas – el asunto ya está solucionado, no es necesario decírselo a nadie.

-Pero Nao, no podemos simplemente dejarlo pasar- dijo Hayato.

-No es como si fuera la primera vez que me pasa, así que descuiden.

-¿Ya te había pasado antes?- pregunto Hayato con sorpresa.

-No importa, mejor nos vamos, ya irán a cerrar la escuela, muchas gracias por todo- dije a todos haciéndoles una reverencia y salí corriendo rumbo al salón para buscar mis cosas, les agradecía mucho que se hayan preocupado de buscarme, pero yo no quería más problemas, lo mejor era simplemente olvidarlo y hacer como si no pasara nada.

                El siguiente lunes cuando entre al colegio me encontré con esos chicos, al parecer Ruka era la líder de ellos puesto que cuando se acercó a mí los otros la siguieron.

-Espero que el juego del otro día quede entre nosotros- era sumamente hermosa por fuera pero yo ya suponía que por dentro era horrible.

-No le eh dicho a nadie, no quiero problemas- dije continuando con mi camino cuando ella me tomo del brazo.

-Aléjate de Haya-kun, no eres nadie como para estar al lado de alguien como el- dijo bien bajo en mi oído como para que yo escuchara.

                Me libre de su agarre y continúe con mi camino, entonces me curso con Hayato en el pasillo, el hace un ademan de saludarme pero yo paso a su lado como si no lo hubiera visto, él se giró para observarme pero yo simplemente seguí caminando. Ruka sonrió complacida al ver eso. Hayato quedo allí parado preguntándose si había hecho algo malo, mientras yo seguía mi camino. Mi pecho dolía, quería ir con Hayato y ser su amigo, además… creo que hasta me gusta mucho, pero esto es lo mejor, él es una súper estrella querida por todos, no tiene nada que hacer siendo amigo de un nerd invisible como yo.

                En el salón de clases seguía ignorando a Hayato, cuando llego la hora del almuerzo antes de que Hayato se acercara para invitarme a comer como siempre, yo ya tome mi almuerzo y Salí lo más rápido que pude. Ese comportamiento de evasión lo continúe toda la semana, no sabía ni que cara ponía ya que no podía ni verle a la cara, me sentía mal por estar haciendo esto pero no tenía otra opción, quiero volver a ser invisible, es lo mejor para no tener problemas.

                Un día Hayato ya cansado al cruzarse conmigo por el pasillo notando que nuevamente iba a evadirlo el me impidió el paso empujándome contra la pared, cuando intente moverme me impidió el paso.

-¿Me dirás porque desde hace días me estas evitando?- dijo muy serio.

-Eh… no sé de qué estás hablando… yo no te estoy evitando…

-Como que no, cada vez que intento hablar contigo me evades- me observa pero yo soy incapaz de mirarlo a los ojos- lo vez, ahora no siquiera puedes mirarme a los ojos.

-¡Claro que puedo!- dije intentando que no se diera cuenta de mi nerviosismo.

-Demuéstramelo, mírame- dijo firme.

                Me sentía nervioso, no sabía qué hacer, levante la mirada y pude verlo a los ojos, al verlo tan cerca de mí el corazón me comenzó a latir con fuerza, pero al girar mi mirada note que Ruka venia caminando y ya nos había visto así, su rostro parecía muy molesto.

-Déjame- dije empujándolo- simplemente… déjame en paz- sin más me aleje rápidamente.

                Hayato estaba conmocionado, había notado que mi actitud cambio drásticamente cuando mire hacia un lado así que miro en esa dirección y las únicas personas que venían caminando por ese pasillo era Ruka y su amiga.

-Haya-kun, que alegría verte- dijo ella alegremente, él se dio cuenta perfectamente que algo pasaba, la ignoro completamente yéndose como si nada, eso la enfureció de sobre manera, y sabía perfectamente con quien desquitarse.

                Las clases transcurrieron normales, aunque en el receso de la penúltima hora uno de los amigos de Ruka fue hasta el salón, este me llamo con la mano y no tuve de otra que ir a ver que quería.

-Ruka-chan quiere hablar contigo, cuando acaben las clases ve al patio trasero, si no vas no es a ti a quien le aremos daño- dijo mirando a Hayato, ¿será posible que esa chica este tan mal como para que Hayato sea su objetivo?

-Allí estaré- dije simplemente.

                Si lo que quería era darme una paliza pues lo aceptaría, era mejor eso a que le hicieran algo a Hayato, esa chica estaba tan loca que era capaz de hacerle daño a su propio ídolo, y yo no permitiría que le lastimaran de ninguna manera.

                Como fue acordado, al acabar las clases me dirigí a ese lugar.  En efecto allí me esperaban ellos.

-Naoki Izumi- dijo Ruka mirándome –creí haberte dicho que te alejaras de Haya-kun, un ser tan tonto y ordinario no puede estar al lado de alguien como Hayato, él es algo bello y precioso que debe estar rodeado de personas bellas y preciosas.

-Lo sé- dije bajando la mirada- no tengo derecho de ser amigo de él.

-Aun así no haces lo que te digo, te dije que te alejaras de él.

-Lo hice… ya no hablo con él, incluso le pediré al profesor que busque a otro para sus clases…

-¡Mientes!- dijo alzando la vos molesta- él aun te busca, no sé porque, debes dejarle bien en claro que no quieres hablar más con el –dijo ella con una sonrisita maliciosa.

-¡Ya te dije que no es mi culpa el que él me busque!- dije ya bastante molesto, cuando sentí que me golpeaban la espalda con algo, el golpe fue tan fuerte que caí hacia delante apoyando las rodillas en el suelo.

-No le hables así a la señorita Ruka- dijo el tipo que me golpeo levantando mi rostro al jalar mi cabello.

-Te lo repetiré ahora mismo, si te vuelves a acercar a Haya-kun te ira muy mal, incluso el recibirá el castigo por dejar que una basura como tú se acerque a el- dijo Ruka agachándose frente a mí con esa sonrisa maliciosa suya.

-¡No le hagas nada a Sakaki!- dije comenzando a lagrimear –él no tiene nada que ver, si quieres desquitarte con alguien que sea conmigo.

-Mmmm- ella se me quedo viendo para luego sonreír –vale, si eso es lo que quieres jugare contigo- dijo sacando una navaja de bolsillo – juguemos a modelar… aunque esta vez modelare tu rostro.

                El miedo se apodero de mi cuando ella saco esa cosa y la acerco a mí, intente librarme pero dos más se adelantaron y me sujetaron de los brazos impidiéndome moverme. No tenía de otra más que aguantar.

-Si acercas esa cosa dos centímetros más cerca de él hare que te la tragues- escuche una voz, no era ninguno de ellos.

                Alguien sujeto a los tipos de atrás arrojándolos lejos, mire hacia atrás y el que lo habían hecho fue Hinata. Shuta también inmovilizo a el otro sujeto con un movimiento de yudo, no tenía idea de que él lo practicara. Finalmente apareció Hayato el cual se colocó entre Ruka y yo.

-Como dije acerca esa cosa un poco más a Nao y te la hare tragar.

-Haya-kun… ¿esto?- dijo bajando la navaja –solo estábamos jugando, es de juguete.

-Dámela- ella obedeció y la dejo en su mano –conque de juguete- dijo tanteándola notando que era todo menos un juguete –nunca creí que una chica tan linda estuviera tan loca.

-¿Qué haces aquí?- me mira molesta –te dije que vinieras sin decirle a nadie.

-Él no le dijo a nadie, yo simplemente le seguí, y menos mal que lo hice- dije guardando la navaja en su bolcillo –te diré lo que haremos, se lo diré al director y él te expulsara, fin de la historia.

-q… ¿Qué expulsarme… porque? – dijo ella molesta.

-Estaban amenazando en grupo a un estudiante indefenso con un arma blanca, no quiero pensar que hubieras hecho si no llegábamos- dijo Hayato serio.

-No tienes pruebas- dijo ella con aire de superioridad.

-¿Ah no?- dijo haciendo una seña, y se acercó al lugar Ryo el cual filmaba con su celular todo el asunto – tenemos estas pruebas, el director querrá ver el video, menos mal que el celular de Ryo grava genial, incluso el sonido se escucha perfecto, me pregunto que dirán todos en el colegio cuando lo vean.

                El rostro de Ruka se volvió pálido, ella era considerada una niña buena y amable, si ese video de ella comportándose como una matona se difundía su reputación quedaría manchada.

-Sakaki…- dije yo parándome –no es necesario que se lo muestres al director…

-¿Estas bromeando verdad Nao?- dijo el mirándome – después de lo que ella hiso, te golpearon y casi de corta el rostro con una navaja… eso es algo que debemos decirle al director, deben de saber qué clase de persona es ella y sus amiguitos que fingen ser niños buenos.

-No… estoy seguro de que ellos aprendieron la lección…- le miro triste- no quiero que tengan problemas, ellos ya no harán nada más… no quiero arruinarles la vida… además no quiero que el video que gravaron se difunda, eso afectara su reputación y sé que se siente que todos hablen cosas malas de ti.

-Nao…- Hayato me miro unos segundos dudando, hasta que finalmente suspiro –vale- mira nuevamente a Ruka – por la buena voluntad de Nao te has salvado, pero te advierto, vuelves a molestarlo una sola vez mas y ese video te perseguirá hasta tu tumba, sin contar lo que te hare yo personalmente.

                Ruka y sus amigos se fueron corriendo despavoridos. Los otros tres chicos se acercan a mí.

-Vaya estuvo cerca Naoki-kun- dijo Shuta sonriendo alegre estirando sus brazos.

-Menos mal llegamos a tiempo- dijo Ryo sonriendo guardando su celular.

- Me hubiera gustado darles una paliza más grande, me quede con las ganas- dijo Hinata con un aire asesino… algo me decía que este chico era peligroso a pesar de su hermosa apariencia.

-Me alegro de que estés bien- dijo Hayato abrazándome de pronto, para luego apartarse y mirándome molesto – si esos tipos te molestaban porque no me dijiste nada, hubiéramos hecho algo.

-Lo siento… no estoy acostumbrado a pedir ayuda… creí que si hacia lo que me decían ellos me dejarían en paz… además no quería involucrarte…

-La razón de que ellos te molestaran era yo, es evidente que estoy más que involucrado- dijo aun molesto.

-Lo siento- dije bajando la cabeza deprimido.

-Dios…- dijo suspirando para luego levantar mi mentón- me alegro que estés bien… y no creo que vuelvan a molestarte… pero aun no entiendo porque no quieres acusarlos.

-No me agrada la venganza, con que se detengan ya me basta- dije suspirando.

-Nao…- Hayato me miro de una manera extraña, hiso que mi corazón latiera con mucha fuerza.

-Gracias a los cuatro, no sé qué hubiera hecho si ustedes no llegaban- dije haciéndoles una reverencia – tengo que ir al baño, nuevamente gracias por su ayuda… nos vemos mañana- dije y salí corriendo.

                No podía quedarme más tiempo, mi corazón había comenzado a latir con fuerza de solo ver a Hayato tan cerca de mí, y el cómo estaba preocupado, sentía mis mejillas arder y mi corazón se salía de mi pecho, Hayato nuevamente me había salvado.

                El edificio ya estaba casi vacío, todos ya se habían ido, sería mejor que yo también me marchara, pero distraído no note que había alguien frente a mí y termine chocando con esa persona asustándome, al levantar mi mirada note que se trataba de Hayato Sakaki.

-Ah… me asustaste… que haces aquí todavía…

-Vine por ti- dijo sonriendo tan encantadoramente como siempre, ya se le había pasado el enojo de antes.

-¿Por mí?- dije sin comprender.

-El otro día en el festival, no pudiste escuchar nuestro concierto… así que pensé en darte uno privado.

-Que… pero todo el colegio ya cerro, incluso nosotros debemos apurarnos o nos dejaran encerrados dentro.

-¿Hoy trabajas?

-Ah… no hoy es mi día libre.

-Bien, vamos- tomo mi mano y se apresuró a salir jalando de mí.

-Este… ¿A dónde vamos?- pregunte con cautela.

-Es una sorpresa.

                Increíble, estacionado fuera del colegio había un auto deportivo último modelo rojo, el solo verlo me dejaba maravillado, quien podía tener un auto así, costaba más que toda mi casa entera. Pero más me sorprendí cuando Hayato saco unas llaves de su bolcillo presionando el botón que hiso que se desactivara la alarma de ese auto increíble, y a continuación me abrió la puerta haciéndome seña de que entrara, no podía creer, pero el rostro de Hayato me daba algo de seguridad. Entre y el dio la vuelta y entro del lado del conductor.

-¿Este auto es tuyo?

-Sí, fue mi regalo en mi último cumpleaños, aunque rara vez vengo al colegio con él.

-Increíble, mi regalo de cumpleaños fue un par de medias y una camiseta- dije riendo, dios, en verdad hasta monetariamente éramos completamente opuestos.

                El no dijo nada más, simplemente se dedicó a conducir. Luego de un rato conduciendo finalmente se detiene, mire y me sorprendí, era un estudio de grabación. El bajo y me abrió la puerta, yo miraba hacia todas partes muy sorprendido, al parecer para el estar aquí no era la gran cosa pero para mí era irreal. Me hiso seguirlo por los pasillos a paso tranquilo.

-¿Podemos estar aquí? No parece haber nadie- dije algo extrañado.

-Claro, nos permiten venir aquí a ensayar cuando queramos, los cuatro tenemos la llave.

-Increíble… ¿pero qué hacemos aquí?

                Hayato no dijo nada, cuando llegamos a una zona que era para grabar, entramos en el lugar, habían muchos instrumentos, me hiso el ademan de que me sentara, fui hasta donde estaba el piano y me senté en el banquillo, mientras él tomaba una guitarra normal.

-Como te perdiste del concierto te daré uno privado.

-¿Tu sabes tocar?… es decir tu siempre eres el cantante…

-¿Dudas de mis habilidades?- dijo sonriendo divertido.

-No… claro que no…

-No solo toco la guitarra, también el piano y la batería, y Hinata me está enseñando a tocar el violín que es su especialidad.

-Increíble- dije más que asombrado.

                Entonces comenzó con su “concierto privado”, fue increíble, toco tres canciones, cada una era perfecta su estilo, y su voz era completamente hermosa, me sentía en las nubes al escucharlo, en verdad no era un cantante hueco sin nada de especial, él era por demás extraordinario, en verdad tenía la esencia de ser una increíble estrella, me sentía en otro mundo al escucharlo, me mantuve hipnotizado durante todo el tiempo que estuvo tocando.

                Finalmente acabo eh hiso una reverencia a su “gran” publico, aunque lo hiso jugando, yo sonreí y aplaudí emocionado.

-Estuvo increíble Sakaki.

-Me alegro que te haya gustado- dijo acercándose y sentándose a mi lado en el banquillo del piando, sin decir nada ambos nos giramos para quedar de frente al piano- sigues llamándome Sakaki, ¿Cuándo me dirás Hayato?

-Lo siento…

-No te disculpes por eso- dijo riendo.

-Sabes, de niño tome clases de piano… me pregunto si aún me sale algo- dije tocando las teclas, fue un pequeño acorde de una canción pero al menos me salí bien, aunque al final desafine.

-Creo que conozco esa canción- dijo el comenzando a tocar, era increíble, tenía una gran destreza con los dedos, toco toda la melodía perfectamente –si quieres puedo enseñarte- dijo sonriendo.

-¿De verdad?- dije emocionado, me quede unos momentos meditando con una sonrisa en los labios – ¿porque me trajiste aquí? Fue genial en verdad, pero… no entiendo porque me quisiste traer aquí…

-Quería que conocieras un poco de mi mundo, o sea… de las cosas que me gustan… y esto soy yo, amo hacer música.

-Y lo haces increíble, nunca pensé que fueras tan bueno, tu vos es genial, tocas increíble todos estos instrumentos… eres… maravilloso…

-Oh…- dijo mirándome sonriendo –nunca me habían dicho maravilloso- dijo riendo, me sonroje un poco.

-Disculpa… no quise ofenderte ni nada…

-No me ofendes, fue divertido - dijo pasando su mano por mi mejilla - eres tan lindo.

                Me estremecí ante su tacto, sentí una corriente eléctrica que me atravesó el cuerpo completo, no sabía qué hacer, mire hacia un lado intentando que no viera mi rostro sonrojado, lo que este chico provocaba en mi era demasiado intenso. Cuando tuve el valor de volver a verlo todo paso demasiado rápido, el coloco su mano en mi mejilla haciendo que lo mirara y sin más me beso…

Continuara…





Say Londey: Bueno, muchas gracias por leer, espero les haya gustado, en lo personal me encanta esta pareja Hayato x Naoki, es raro que la que escribió la historia tenga favoritos pero que se le va a hacer, y bueno, pronto subiré el cap 5 de Love Lesson, además de que no olvido que tengo pendiente mi otra historia de los hermanos, bueno, sin mas que decir, nos vemos ^^

sábado, 17 de junio de 2017

Love Lesson capitulo 3


Love Lesson

Say Londey: hola a todos los lectores fans del yaoi como yo, aquí está el capítulo 3 de Love Lesson, espero les guste ^^

Capítulo 3: sentimiento creciente.

                Ha pasado un mes desde que yo, Naoki Izumi, me volví amigo de Hayato Sakaki, ¿Qué tiene de especial eso? Es lo que se preguntaran, bueno, nunca han sido amigos de una súper estrella que brilla más que cualquier otra persona a su alrededor y que tiene fans molestas en cada maldito rincón del colegio.

                Conocía a Sakaki desde que ingrese a este colegio hace unos cuantos meses, claro que nunca hable con él, no podía ni acercarme, además de que en ese entonces estaba convencido que era un cabeza hueca, engreído y molesto, pero debido a un incidente en el que me ayudo cambie de opinión, además que demostró no ser un cabeza hueca, o no del todo, ya que me prometió que se pondría serio en sus estudios y así lo hiso.

                Bueno, iré al grano con esto, desde que somos amigos cada vez que intento hablarle hay mucha gente alrededor, en una ocasión el venia llegando a clases e intente hablarle para darle unos libros que le ayudarían en clase y una multitud de chicas me empujo haciéndome a un lado tirándome al piso, tuve suerte de no lastimarme, Sakaki intento ayudarme pero ni lo dejaban pasar, increíble lo molesto que resulta ser una estrella a veces. La verdad las pocas veces que podemos hablar tranquilos es cuando le dios clases particulares en la biblioteca, al parecer como Sakaki no tiene el hábito de ir a una biblioteca no es un lugar en que lo buscarían.

                Esa tarde nos encontramos para nuestra sesión de estudio, todo era normal hasta que Sakaki hablo:

-Lo lamento Nao-chan- dijo con una expresión triste.

-¿Ah?- le mire perplejo -¿Por qué te disculpas?

-No puedo ni acercarme a ti, el otro día casi te haces daño con esa caída, y me siento mal ya que fue mi culpa.

-No fue tu culpa- dije suspirando- fueron esas chicas las que me empujaron.

-Si pero era mi culpa que estuvieran a mi alrededor…

-Tranquilo, no me lastime ni nada, además comprendo que siendo una estrella como lo eres tu esas cosas pasan, además es raro que una estrella como tú se junte con un nerd estudioso sin estilo como yo, tal vez debería vestirme más glamoroso así no sería tan raro acercarme a ti- reí levemente por la broma.

-Pues a mí me gusta Nao-chan así como es, no tiene que cambiar en nada.

                Por ese comentario me sonroje tan fuertemente que no daba más, tuve que esconder mi cara entre un gran libro para que él no me viera. ¡¿Cómo es posible que diga algo tan vergonzoso como eso así de la nada, es que no se da cuenta que esas cosas me afectan?!

-Oh ya es tarde, debo irme a ensayar con la banda, ¿no te importa que lo dejemos aquí?

-Ah… no claro que no, vete tranquilo, nos vemos mañana.

                El me sonrió y se marchó, yo me quede ahí con mi corazón latiendo fuertemente. No entendía porque cada vez que estaba a su lado mi corazón latía así,  tenía que tener una seria conversación con mi corazón, ¿acaso no se daba cuenta que alguien como Sakaki Hayato jamás se enamoraría de alguien como yo? Eso era imposible.

                El resto de ese día transcurrió con total normalidad, fui a mi trabajo de medio tiempo en el cual no vi a los Love Lesson, como ahora que Sakaki estudia conmigo en las tardes el ensayo lo dejan para más tarde por lo que no tienen tiempo de venir, cuando él dijo que le ponían mucha dedicación a su música lo dijo enserio, es increíble ver lo comprometidos que están todos ellos con su música.

                Al día siguiente revisaba unos apuntes en el pasillo cuando por el alboroto supuse que sabía quiénes se acercaban, mire al frente y en efecto allí venían ellos rodeados de fans, muchos de los fans eran de otras escuelas y pidieron transferencia con el único motivo de estar en el mismo colegio que ellos. Los cuatro venían hablando entre ellos, los más animados eran Hayato y Shuta, Ryo venia simplemente observándoles con una sonrisa y Hinata leía tranquilamente un libro sin prestar atención a su alrededor. Solo había tenido oportunidad de entablar conversación con Hayato así que no tenía idea de cómo eran los demás chicos. Para mi gran sorpresa cuando pasaron a mi lado Sakaki se giró hacia mí y me saludo con una gran sonrisa, mi corazón dio un fuerte latido, él no le prestó atención a nadie más pero tuvo el tiempo de saludarme a mí, dios, me siento como una de esas chicas enamoradas.

                Ya en clase esta fue interrumpida por el delegado de grupo, al parecer se acercaba un festival escolar, y querían ideas para nuestro salón, yo no tenía mucho interés en ello, era como una pérdida de tiempo el cual lo podía dedicar a  los estudios, así que no preste mucha atención. Al parecer llegaron a la decisión de que haríamos un café de disfraces, todos debíamos disfrazarnos de lo que quisiéramos, y por supuesto las chicas del grupo le rogaron a Sakaki para hacerles ellas un disfraz, supongo que querían ver cumplidas sus fantasías, y la cereza del pastel de todo el día era que le pidieron a Sakaki Hayato y su banda que tocaranal final del festival, al principio no estaba convencido ya que no sabía si su manager los dejarían actuar pero luego no pudo hacer más que ceder a lo que todas gritaron emocionadas, al profesor le fue muy difícil volver a la clase a la calma.         

                Finalmente llego el tan esperado día, al llegar me moleste, mi disfraz era el de un simple fantasma, o sea una sábana que me cubría a la cual le abrieron unos ojos para poder ver, me sentía un idiota, pero cuando gire mi vista y vi a Hayato me sonroje bastante, su disfraz era el de un hermoso príncipe de cuento de hadas, resplandecía con todos los detalles del disfraz además de su atractivo físico que saltaba a la luz. Las chicas revoloteaban a su alrededor animadamente, no solo las de nuestra clase, todos los que pasaban por la puerta del salón quedaban embobadas con ese príncipe. Si nos ponían uno al lado del otro definitivamente yo quedaba a un lado como una sábana vieja y fea, no creo que haya chico en este colegio que pudiera competir con la belleza de Hayato Sakaki.

                Las actividades del festival iniciaron, todos los lugares fueron exitosos, sobre todo las cuatro clases en las que estaban los príncipes Love Lesson, estos eran el principal atractivo del colegio y ni los profesores dudaron de usarlos para promocionar la fiesta.  Todo el día iba bien, pero ya cerca de las 3 de la tarde estaba exhausto de trabajar en el café, así que decidí tomar un descanso. Camine hasta un lugar tranquilo donde nunca había mucha gente, pero para mi sorpresa me encontré a Sakaki y Ruka hablando, ella era la chica más hermosa y popular del colegio, no llegue a escuchar toda la conversación pero al parecer ella se le estaba declarando a Sakaki. No sabía qué hacer, pero de pronto ella se marchó molesta, era evidente, Sakaki la había rechazado. Iba a irme pero entonces Sakaki me vio:

-¿Nao-chan?- pregunto, no me reconocía del todo por el disfraz.

-Ah… si… soy yo…

-¿Viste lo que acaba de ocurrir?- dijo viéndome serio.

-Ah… si… lamento haber visto… quería un lugar tranquilo y creí que no había nadie aquí…

-Lamento que lo vieras… esto me pasa a menudo… odio cuando se me declaran así… siempre terminan enojadas y tristes…- dijo girándose y yendo hasta mí.

-Si… supongo que cualquiera se pondría así si el chico que te gusta te rechaza- dije sin pensarlo dándome cuenta luego de que no debí decirlo puesto que el rostro de Sakaki se puso triste.

-Supongo que es verdad…- cuando se paró frente a mí su expresión era extrañamente decaída, por lo general era muy alegre -… pero no me queda otra que rechazarlas… después de todo nunca andaría con alguien que no me gusta solo porque sí.

-¿¡Enserio!?- pregunte sorprendido.

-¿Porque esa cara de sorpresa?- me miro ladeando la cabeza.

-Bu… bueno… tu pareces ser el tipo de chico que tienes muchas novias… supuse que andabas con una nueva cada semana o incluso cada día- dije notando enseguida que no debí decir eso pero de pronto el comenzó a reír.

-¿Quién te ha dicho eso?- dijo sin parar de reír.

-Eh… pues es lo que todos dicen… además mírate… es imposible que tengas a una sola chica.

-¿Enserio?- dijo dejando de reír y simplemente sonriéndome- ¿me veo como un chico que le sería infiel a su novia?

-Ah… pues yo no lo sé… es decir… alguien que brilla tanto como tú… ¿quién podría ser digno de tener tu completa atención?

-¿Qué brillo?- dijo acercándose a mí – ¿quieres decir que tú me consideras atractivo?

-Pues…- él estaba demasiado cerca- no soy el único que te considera atractivo, todo este colegio te considera atractivo, que digo, toda la ciudad… o cualquiera que tenga ojos.

-¿Enserio?- se detuvo estando a pocos centímetros de mi agachándose levemente quitándome la máscara de fantasma y mirándome fijamente –tú también eres lindo- sonrió.

-Estas de broma ¿verdad?-  dije sin creerle en lo más mínimo- como puedo ser lindo, mírame, con esta baja estatura y estos lentes y…

-Pues aunque tú no lo creas a mí me pareces lindo- dijo sonriéndome sin dejar de mirarme, ¿acaso me estaba jugando una broma?

-Ah…- no sabía ni que decir, mi corazón comenzó a latir con fuerza, debía hacer algo – oye es mejor  que volvamos… deben de extrañarte…- me gire para irme cuando el tomo mi mano- ¿Qué ocurre Sakaki?

-¿Porque nunca me llamas por mi nombre?- pregunto de pronto.

-¿Ah?- pregunte confundido.

-Siempre me llamas por mi apellido, nunca me llamas por mi nombre Hayato, somos amigos verdad- dijo viéndome serio.

-Es que…- mire a un lado- a mí se me dificulta tener tanta confianza con las personas como para llamarlas por su nombre.

-Pero soy yo, Hayato, no soy un extraño- dijo sin soltar mi mano.

-Es que…- no sabía que responder, se suponía que éramos amigos pero casi nunca hablábamos, no tenía la suficiente confianza para llamarlo por su nombre.

-Está bien, no me llames aun Hayato- miro hacia el camino para volver- hoy a las 6 en punto mi banda tocara en el escenario del colegio, por favor ve a vernos ¿sí?- dijo mirándome nuevamente con esa sonrisa tan característica suya.

-S… si claro, te prometo que allí estaré- él me sonrió más alegre y me soltó para luego irse rumbo a donde estaba todo el mundo.

                Él ya se había marchado y yo me senté en el suelo en ese mismo lugar, ¿Qué demonios había ocurrido aquí? Era lo único que me preguntaba, él estuvo tan cerca, el solo recordar su rostro tan cerca del mío me llenaba de inquietud. No entendía que fue esa extraña y repentina conversación que surgió con él.

                El día transcurrió tranquilo, ya era casi la hora en la que Love Lesson tocaría, le prometí a Sakaki que iría así que me apresure a ir. Ya estaba prácticamente todo el colegio reunido en el auditorio esperando la tan ansiada presentación de Love Lesson. Ya los cuatro chicos preparaban los instrumentos para comenzar. De vez en cuando se veía a Sakaki mirando al público como buscando algo.

                Me quite el disfraz ya que era muy incómodo y me dirigí al auditorio, pero de pronto cinco personas me cortaron el paso.  Eran tres chicas y dos chicos, creí que simplemente me los había cruzado sin querer así que intente rodearlos pero nuevamente me cortaron el paso, levante la vista para verlos mejor, una de las chicas era Ruka, los demás los abre visto por los pasillos pero no recuerdo sus nombres.

-¿Porque un idiota nerd como tú siempre anda rondando a Hayato?

-¿Ah?- no entendía de que me hablaba.

-Hayato siempre es amable contigo, te sonríe, te saluda, todos los días se encuentra contigo en la biblioteca.

-Nos encontramos porque soy su tutor, además Sakaki es amable con todos, no solo conmigo- dije tranquilamente.

-¿Ah sí? Entonces no le importara si algo te ocurre verdad- dijo Ruka sonriendo amenazantemente.

                No se cómo hicieron, los dos chicos me sujetaron y me metieron a un armario de escobas y productos de limpieza y cerraron con llave la puerta.

-Espero que disfrutes estar allí, es viernes, nadie vendrá hasta el lunes, espero que pases un feliz fin de semana- dijo Ruka riéndose del otro lado de la puerta y escuche sus pasos alejándose.

                Con los gritos de los fans de la banda nadie me escuchaba pedir ayuda, seria cierto que pasaría el fin de semana entero aquí, mi familia se preocuparía pero nunca descubrirían donde encontrarme y había dejado mi celular en mi mochila en el salón.

                Finalmente la banda se presentó, Hayato miro a todo el público buscando un rostro en específico, pero no lo hallaba, no tuvieron de otra que comenzar, cada vez que terminaba una canción pedían otra y otra, la presentación duro más de una hora, el doble de lo que estaba previsto. Finalmente acabo y todos comenzaron a irse a sus casas.

-¿Que ocurre Hayato?- pregunto Ryo al verlo tan preocupado.

-Es que Nao-chan prometió venir a vernos, y nunca apareció- dijo suspirando.

-Quizás tuvo algo que hacer- dijo continuando con su trabajo de guardar los instrumentos.

                No convencido Hayato fue al salón de clases a buscarme, encontró mi mochila con mi celular y todas mis cosas pero ni rastros de mí, se preocupó mucho, comenzó a buscarme por todas partes, sabía que algo había ocurrido…

Continuara…

Say Londey: espero el capítulo les haya gustado, en particular esta pareja Hayato x Naoki me encanta, debo aclarar que en esta serie Love Lesson no será la única pareja que aparezca, hay muchas más, pronto serán reveladas las siguientes parejas, todas las narraciones serán hechas por los diferentes personajes, bueno, sin más es decir espero les haya gustado, nos vemos ^^

sábado, 10 de junio de 2017

Love Lesson Capitulo 2


Love Lesson

Say Londey: Hola a todos los lectores, aquí está el segundo capítulo de Love lesson, ya publique el anterior de “My brother… my hate… my love?” pero tenía ganas de publicar otro capítulo de Love Lesson, así que aquí esta, espero les guste ^^


Capítulo 2: El príncipe idiota.
-¿S… Sakaki Hayato?- dije sin poder creérmelo.
-Oh… me conoces…- dijo mirándome de arriba abajo –disculpa estoy aquí para ver a mi tutor, ¿sabes si esta por aquí?
-Tu… tutor…- no puede ser, ¿este idiota es mi alumno?
-Sí, se suponía que lo vería aquí… pero se me hiso tarde- dijo con una sonrisita de idiota lo cual me hiso enojar bastante.
-Yo soy tu tutor, me llamo Naoki Izumi- dije serio y molesto.
-¿Ah?- parecía no creérselo –pero… me dijeron que tenía mi edad… tu pareces más… pequeño- dijo sonriendo apenado.
-¿¡que!?- dije molesto, este idiota aparte de llegar atrasado me estaba llamando de enano –yo soy tu tutor, ya te lo eh dicho, además estoy en el mismo salón de clases que tú, es más me siento detrás de ti.
- ¿Enserio? Nunca te había notado- dijo sonriendo pero al parecer aún no se lo creía.
                No tenía de otra, debía esforzarme porque a este idiota le fuera bien en sus exámenes, de lo contrario yo tendría problemas ya que supuestamente está a mi cuidado.  Comenzamos a repasar en primer lugar matemáticas, era increíble pero le iba mal en todas las materias salvo música, no debería de sorprenderme pero ya que. Pero el muy idiota cinco minutos después de comenzar ya me pedía un descanso.
-Bromeas ¿verdad? Solo llevamos cinco minutos.
-Es que es muy aburrido Nao-chan- dijo pareciendo abatido.
-¿Me tomas el pelo?- esto debía ser una broma, no podía ser tan flojo e idiota no.
-Es que es muy aburrido, y no me llevo con las cosas aburridas- dijo bostezando.
-Es todo, me voy- dije cerrando mis libros y levantándome –no tengo tiempo para perderlos con idiotas que no se importan con sus estudios.
-Si me importa, cancele el ensayo de mi banda de hoy para venir a estudiar- dijo parándose y yendo tras de mí.
-Ah sí es verdad, tu banda de niños lindos, se creen mucho y piensan que todos deben estar a sus pies por ser famosos, tal vez si estudiaras en lugar de estar perdiendo el tiempo cantando por ahí no reprobarías, cantante hueco- dije muy seriamente viéndolos, se le noto afligido, ¿abre sido muy duro?
-¿Cantante hueco?- dijo molesto –no sabes nada de mi ni de mi banda para estar hablando así de nosotros, el trabajo y la dedicación con la que hacemos nuestra música es enorme, además no soy un cantante hueco, para que sepas si quisiera podría aprobar con la mejor calificación- dijo bastante serio y decidido.
-¿Ah sí?- dije viéndole sin entusiasmo- pues demuéstramelo, si te va bien en el examen de mañana, entonces seré tu tutor y te ayudare con los demás exámenes- sin más me marche sin prestar atención a lo demás que me dijo. El rápidamente salió detrás de mí y me tomo del brazo.
-Vale, te demostrare que puedo, y te tragaras tus palabras- la convicción en su mirada era sorprendente, incluso asustaba un poco.
                Sin más preferí marcharme a mi trabajo de medio tiempo que era en una cafetería. Al venir de una familia con necesidades debo trabajar para ayudar en casa. Llegue a la cafetería y mis compañeros de trabajo me saludaron como siempre. Pero escuche un alboroto con unas chicas y mire, y por dios, que mala suerte, todo Love Lesson estaban allí reunidos, no creo haberlo mencionado antes pero ellos disfrutan viniendo aquí a relajarse, aunque no sé cómo pueden hacerlo teniendo a tantas chicas alrededor locas por ellos y gritando cada vez que hacían algo.
                Y entre ellos el pelirrojo sobresalía por un detalle, estaba rodeado de libros, en verdad estaba estudiando. Quien lo hubiera dicho, no hablo por hablar, de verdad se estaba esforzando, pero que lo estuviera haciendo no quería decir que lograra lo que se proponía.
                Pasaron las horas y todos hasta sus amigos de la banda ya se habían ido, pero el permanecía por demás concentrado en sus estudios, me producía mucha admiración su dedicación, no siquiera me había notado cuando fui a servirle un café. Pero llego la hora de cerrar y se me encomendó mencionárselo.
-Disculpe caballero, pero ya vamos a cerrar- dije mirándole serio como siempre.
-Ah lo siento no me fije en la hora- levanto la mirada y al verme se sorprendió- ¿Qué tú no eres mi tutor?¿también trabajas aquí?
-Ya veo, estabas tan concentrado que ni cuenta te diste- dije suspirando- pero ya vamos a cerrar.
-Ah claro…- dijo guardando sus cosas en una gran mochila –nos vemos mañana, Nao-chan.
-¿Nao-chan?- iba a reprocharle el llamarme así, pero preferí no hacerlo, él se veía realmente cansado.
Me marche olvidando mi celular, cuando lo busque en mi mochila no pude encontrarlo, me quede helado, si lo perdía mi madre se molestaría, no teníamos dinero como para andar comprando uno nuevo a cada momento.
-Vaya vaya, no es Izumi-kun el de ahí- esa voz me congelo el cuerpo.
-Es verdad es Izumi-kun- la segunda voz también la reconocí, porque me tenía que encontrar con ellos,  justo ahora, no estaba preparado para enfrentarme a ellos, ellos eran estudiantes de mi anterior colegio, como ya había mencionado me marche de el por cierto asunto.
-Ya se la has mamado a alguien Izumi-kun- dijo el primero abrazándome por detrás.
-Oye estamos algo inquietos, porque no vamos a un lugar tranquilo y jugamos un rato, de todas maneras eres gay, de seguro estarás feliz estando con uno o dos hombres verdad- dijo el otro parándose frente a mí.
-Es verdad, le haríamos un favor a Izumi, ya que nadie podría estar interesado en un homo como este, es asqueroso- dijo el primero.
-Nao-chan- escuche una tercera voz, pero esta era diferente, cuando levante la mirada mis ojos se encontraron con los de Sakaki Hayato.
-Oye vete, no vez que estamos ocupados aquí- dijo este chico molesto abrazándome más fuerte.
-Disculpen, es que tengo que hablar con mi Nao-chan- dijo Sakaki acercándose –cuantas veces te eh dicho que me esperes en tu trabajo, quiero irme contigo, me pone triste que te vayas sin mí- dijo empujando al otro chico haciendo que cayera para pasar sus brazos por mi hombro.
-¿Q… que?- dije sin saber qué hacer.
-Lo siento por ustedes, pero Nao-chan y yo quedamos de ir a un lugar, así que me lo llevo- dijo tomando mi mano y tirando de mi para alejarnos de esos tipos.
Ya más adelante nos detuvimos en un parque y me llevo a uno de los bancos sentándonos juntos. No sabía que decir, ¿el habrá escuchado lo que ellos estaban diciendo de mí?
-¿T… tú has escuchado todo lo que ellos decían…?
-Sí, todo, por eso intervine, supuse que necesitabas ayuda- dijo sonriéndome cálidamente.
-Entonces ahora que sabes que soy… gay… debes considerarme asqueroso- dije bajando la cabeza avergonzado, no podía ni verlo de los nervios.
-Dime ¿si yo no hubiera llegado te hubieras ido con esos tipos?- dijo con una mirada lasciva.
-¡Claro que no! Les hubiera dado una patada en las bolas y me hubiera ido- dije más que molesto a lo que él comenzó a reír a carcajadas.
-Tranquilo era broma- dijo intentando dejar de reír- además no eres asqueroso por ser gay, los asquerosos son esos tipos por burlarse, hoy en día ser gay es algo muy normal, que no te de vergüenza admitirlo y si quieres hablar con alguien de eso aquí estoy yo.
Le mire con una sorpresa tan enorme por lo que me decía que no cabía mas en mí mismo, el no solo no le importaba que fuera gay es más se ofrecía para hablar conmigo del tema, y yo que lo consideraba una persona horrible.
-Sakaki… en verdad gracias, después de las cosas feas que te dije no creí que pudieras ser así de amable conmigo, creí que me considerarías asqueroso- dije avergonzado de mi anterior comportamiento.
-Ya te dije que no lo eres, las preferencias sexuales no hacen a la persona, si prefieres a un hombre o a una mujer no define quien eres, eres buena persona Nao-chan y eso es lo que importa- dijo con una cálida sonrisa.
-G… gracias… en verdad me siento mal, por lo de antes- baje mi cabeza.
-Solo quiero saber algo- dijo el sonriendo –soy atractivo a los ojos de un chico.
-Ah… este… yo no… tu… eres…- me puse completamente rojo, no sabía que hacer o decir.
-Tranquilo, solo fue una broma, no te pongas así- dijo el riendo a carcajadas.
-Pero… porque viniste… creí que te irías a tu casa- dije calmando mi sonrojo.
-Ah es verdad- dijo buscando en su bolcillo para luego entregarme mi celular- lo dejaste en la cafetería y corrí para alcanzarte y dártelo.
-No entiendo por qué eres tan amable conmigo, porque me ayudaste luego de lo que te dije, te trate mal en la clase de hoy y hasta te llame cantante hueco- dije afligido por mis palabras.
-No te preocupes por eso, no soy una persona vengativa, y lo que me dijiste de que era un tonto fue para mi bien, gracias a eso me puse a estudiar como loco, me ira genial en el examen de mañana- su sonrisa era deslumbrante, casi enceguecedora.
-Aun así quisiera disculparme adecuadamente-dije mirándole con una sonrisa.
-Sabes, de niño, antes de la banda e incluso antes de mis amigos, era un chico muy estudioso, lo hacía porque quería complacer a mis padres y ser reconocido por ellos, pero nunca lo conseguí, lo único que logre fue tenerle pavor a los estudios, pero gracias a la motivación que me diste seguro que aprobare, y eso de verdad te lo agradezco Nao-chan- dijo para sonreírme nuevamente.
-Eso de querer ser reconocido por tus padres… ¿Qué significa?- dije preocupado, parecía muy lúgubre al hablar de sus padres.
-Este… en verdad prefiero no hablar de eso… Nao-chan- dijo algo depresivo.
-Ah… lo siento pregunte algo que no debía, lo siento- dije disculpándome rápidamente.
-Descuida- dijo para luego brillar nuevamente mirándome- oye ya se, ¿quieres que seamos amigos?
-¿p… porque quieres que seamos amigos? Es decir debes tener ya miles- dije algo aturdido.
-Tengo muchos conocidos, pero mis amigos en realidad solo son Ryo, Shota y Hinata, y tu… claro, si quieres- dijo sonriéndome, como rechazarlo.
-En ese caso como reusarme, por supuesto quiero que seamos amigos Sakaki- dije sonriendo.
-Genial, pero no seas tan formal, llámame simplemente Hayato.
-Se me dificulta llamar a la gente por su nombre…- dije bajando la cabeza.
-Está bien, esperare a que tú quieras decirlo sinceramente.
                En ese momento cuando mire a Sakaki Hayato mi corazón latió con demasiada fuerza, él era en verdad un chico excelente, en verdad me sentía mal por tratarlo mal siendo que en realidad él es muy bueno conmigo. Algo en mi interior no estaba bien, mi corazón latía muy acelerado, no entendía que me ocurría. El solo ver el rostro de Hayato me provocaba algo, no entendía que era.
                Ese día pronto nos despedimos y ambos nos fuimos a nuestras casas. Al día siguiente luego del examen Sakaki vino corriendo a mí para mostrarme su examen, en efecto había logrado salvarlo y con una excelente nota, él se me abalanzo y me abrazo.
-Gracias Nao-chan, esto es gracias a ti- su cercanía me puso muy nervioso.
-Y… yo no eh hecho nada, esto es gracias a ti y nadie más- dije por demás rojo y nervioso.
-Esto es gracias a ti, me diste el entusiasmo de estudiar, me alegra ser amigo de Nao-chan- dijo sonriéndome- ahora que te demostré que si puedo ¿serás mi tutor?
-Claro que si- dije sonriendo a lo que el sonrió con aun más ganas.
              No entendía que tenía en mi pecho, pero cada vez que miraba a Sakaki Hayato mi corazón latía muy fuerte, acaso esto es… ¿amor?
Continuara…
Say Londey: Hola a todos, espero que les haya gustado, en poco tiempo subiré el siguiente capítulo, no solo de “Love Lesson” sino de los últimos capítulos de “My brother… my hate… my love?”, bueno, sin más me despido bye bye^^